fbpx
Navegadores recomendados Chrome, Internet Explorer y Safari
Teléfonos! 4656.6895/4469.1997

Javier Martinez - Cátedra de rock & blues en Mr. Jones.

Javier Martinez – Cátedra de rock & blues en Mr. Jones.

Javier Martinez – Cátedra de rock & blues en Mr. Jones.

Nota: Santiago Fuentes

PH: Carlos Costa (Tío Tom)

El viernes 10 de Agosto “Manal Javier Martínez” se presentó en el emblemático pub de Ramos Mejía

 Ver y escuchar una banda en Mr. Jones es algo para disfrutar, por la cercanía del escenario a las mesas y por la posibilidad de beber y comer algo mientras se disfruta del show. Más cuando el espectáculo está a cargo de un pionero del blues y rock local. Lo que sigue es una crónica que intenta ser descriptiva de esa noche.

A las 21.30 salió el trío a probar sonido, tocaron y al finalizar recibieron los aplausos de los que habían llegado temprano, a los que Martínez respondió “todavía no, esto es una especie de simulacro”, provocando la risa de los presentes. Esa interacción fue un adelanto de lo que iba a pasar durante todo el recital.

Pasados diez minutos de las once de la noche comenzó el concierto acompañado por Maxi Delli Carpini en guitarra y Hernán Castellano en bajo.  Un trío conformado por la potencia de las bases de batería y bajo, y el buen criterio del guitarrista, que hicieron que esté bien vigente el inicio del blues y rock en la Argentina. Potencia nacida desde las rítmicas trabajadas meticulosamente, como se ve en la cuenta del principio de cada canción. Por si algún neófito lee esta crónica recordamos que  Javier Martinez es el baterista, compositor y cantante de Manal, banda pionera en el género por estas tierras (junto a Claudio Gabis en guitarra y Alejandro Medina en bajo). Además de los temas de Manal hicieron un repaso por toda la carrera de Javier.

La primera canción fue del primer disco de Manal , “Informe de un día” (1970), una canción que, como otras de este artista, es a la vez una reflexión filosófica y una descripción de la realidad “No miro el techo para ver más que yeso, y la ventana me sirve para mirar un edificio con gente que desayuna, se peina y fuma en la rutina de continuar.” Luego del primer tema presentó a sus compañeros músicos, algo que repite merecidamente varias veces a lo largo del recital. Le quedaba lejos el agua mineral así que le dijo a su bajista “me queda lejos la mesita así que voy a tener que pedirte a vos” algo que no hizo falta porque después de cada tema Castellano gentilmente se la acercaba. Algo que se destaca después de este primer tema es que Martínez tiene la voz intacta, dato no menor e importante, ya que otros artistas con el correr de los años sufren un decaimiento vocal. En cambio escuchar a Martinez en vivo es escuchar la misma voz que está en sus grabaciones.

El segundo tema, “Casanova” (1993)  baja un poco el ritmo con un blues lento que habla de perder un amor por jugar limpio y afirma que ser duro es lo mejor. Antes del tercer tema dice “Te enteraste” y empieza un rock and roll conocido por todos: “Corrientes” (1993) y aparece otra de sus interacciones con el público, pide que la gente coree el estribillo. En el cuarto tema “Sol del sur” (1983) los que hacen los coros son Delli Carpini y Castellano.  En este tema el solo con wawa arrancó repetidos aplausos, mientras que el guitarrista tocaba con los dedos y se acompañaba con el rostro. El 5to fue para otro clásico de Manal, Avenida Rivadavia (1970). Antes del sexto tema alguien del público pidió “La maquina del oro” (2015) y dio la casualidad que justo venía esa canción, también le pidieron otro tema, a lo que respondió “ese no pero este sí”. En esta canción la viola se pone más funky con un mensaje para ser humano y no una máquina;  y la frase “yo solo canto esto sin esperar nada” da cuenta del pensar del autor en línea con otros temas, sin ir más lejos con el que abrió este show.

Antes de la séptima canción anunció que iban a tocar dos temas más y luego harían un “generoso intervalo”, uno de esos fue Avellaneda Blues (1970), en un fragmento de este clásico bajaron la intensidad y Martínez interactuó con un silbido que le contestaba desde el público.  El otro fue “Para ser un hombre más” (1968), tema que vino con una aclaración sobre su letra, explicó que empieza con una referencia a Einstein sobre su teoría del tiempo y espacio, “algo que jamás podré entender y que posiblemente ni el mismo Einstein haya entendido del todo”, al decir esto provocó la risa del auditorio. La aclaración no fue de balde porque si uno busca la letra de la canción encuentra “Tu vas en este tiempo que nunca podré entender” y él dice en realidad “curvas en este tiempo que nunca podré entender”. Cuando el público se puso a aplaudir al ritmo de la canción los retó: “nunca hagan eso con músicos como nosotros, cuidemos la amistad, suenan mal, con apoyatura” y explicó la diferencia entre eso y sonar al unísono. Esto lejos de causar rechazo, causó gracia, como si fuera un familiar querido que uno sabe que es medio rezongón pero lo quiere igual.

Mientras tenía lugar el intervalo, hablamos con amigos presentes de cuánto le debe Pappo a artistas como Martínez, no solo en lo musical, hasta en el tono grave de la voz se parecen. Pappo mismo reconoció esta influencia, por ejemplo haciendo su homenaje a “casa con diez pinos” (1970), tema que por supuesto no faltó en la 2da parte del show y que fue una de las más ovacionadas por la gente (con intro con aires de jazz en la batería).

A las 00’39 volvieron y con el blues “Mujer del viento” (1983) la conexión bajo batería se hizo aún más explícita. Luego dijo “rápido” y llegó Basta de Boludos (2003), un funk rock que da paso a  “Ya no persigo ser feliz” (1983). Algo que se impone en los temas es que en las partes en las que las canciones se expanden, Martinez golpea el platillo grande “china” marcando el ritmo. Luego llegó otro de Manal que había salido en el compilado “Pidamos peras a Mandioca”, sello de Jorge Alvarez, Elena (1970), que sonó potente y actual. Después a pedido del público y “servido en bandeja” tocaron “Voy a ver un amigo” (1972), tema que grabó con Billy Bond y la Pesada del Rock and Roll, otro tema que recuerda la influencia en Pappo.

El anteúltimo iba a ser “Jugo de tomate frio” y, otra vez, al pedido de un espectador lo cambia por “No pibe” (1969), cuando termina éste, la misma persona le pide Jugo de tomate y le contesta “no, ya está, nos vamos” eso dio paso al último tema en el que sí pidió que la gente haga palmas.  Sí, esta vez no le molestó porque dijo “yo dirijo la batuta”. Y con la gente cantando “Quiero estar mejor” (1993), un tema digno de Riff, cerró la noche a la una y media del sábado con un sincero “los quiero” y esta noche eso se notó que ese cariño fue recíproco.

 

 

 

Written by

MrJones Live